“Sueño ser carabinera, como lo fue mi abuelo”, ese era el sueño de Tamara, una joven de 15 años, cariñosa, atenta y muy preocupada por el entorno que la rodea. Tamara tenía la gran ilusión de pertenecer al O.S.7 para luchar contra las drogas. Cuenta que “cada día más jóvenes están perdidos en el mundo de las drogas y me gustaría poder ayudarlos para que salgan adelante”.

Su sueño se hizo realidad el día del Carabinero que coincide con su cumpleaños. Tamara recibió la increíble sorpresa de ser parte del O.S.7 en una actividad realizada en la Plaza de la Constitución, en Santiago. Allí vistió el uniforme oficial y fue una integrante más de la brigada por un día.