Kevin un joven amante de la música con tan sólo 12 años de edad que soñaba con ser el baterista de su propia banda.

Fue diagnosticado con leucemia y a pesar de tener que estar lejos de su casa para recibir tratamiento médico, no ha dejado de soñar con la música, motor e inspiración para Kevin y que le ayuda a luchar cada día.

Gracias a Casa Amarilla, quien donó la batería y la banda La Pichanga, Kevin formó parte del grupo musical, interpretando juntos versiones de sus músicos favoritos y temas propios de la banda La Pichanga.

¡Música, magia y alegría para Kevin y su familia, durante un día muy especial!